EL GOBIERNO


Cierta vez unos amigos me pidieron diseñar unos personajes para un proyecto de serie animada y en la base de la idea estaba que la animación estuviera hecha a la manera de South Park.
La trama giraba en torno a un presidente muy corrupto y chanta, un nuevo rico venido a más y llegado a la rosada para dar rienda suelta a su ambición. Y en torno a su entorno: un secretario muy chupamedias y un secretario del secretario muy chupamedias del secretario, una custodia pesada de veras, un ministro de trabajo muy... muy ministro de trabajo (con gotas de sindicalista de pura cepa), un ministro de economía sin caracter que no califica ni como contador y que termina haciendo lo que el presidente le dice y un arquitecto oficial, manco, poco talentoso, pero atento a la megalomanía de su jefe. En fin: un buen gobierno argentino.
No se llevó a cabo, pero la experiencia estuvo buena.